Comunicación

El IMEDEA colabora con el proyecto 'Spot the monk', para evaluar la presencia de foca monje en el Mediterráneo central y occidental

 

 

Foto: Denise Ramella y Giacomo Tavecchia colectando muestras en el Parque Natural de sa Dragonera (Autor: Consell de Mallorca)

 

 

Esporles, 27 de julio de 2021. La foca monje del Mediterráneo (Monachus monachus), o más conocida como «vell marí», es una especie en peligro de extinción, de la que se cree que quedan menos de 600 individuos en todo el mundo. En Mallorca, hace más de 60 años que desapareció de sus aguas, aunque en 2008 se vio y documentó una foca, aparentemente perdida, en la reserva marina de la isla del Toro. «Spot the monk», que se podría traducir por «localizar el vell marí», es una iniciativa del proyecto "Med for Med" liderado por la Prof Elena Valsecchi de la Universidad de Milan-Bicocca y en el que colabora el IMEDEA (CSIC-UIB), para evaluar la presencia de foca monje en el Mediterráneo central y occidental. Todo apunta a que los primeros resultados obtenidos para el Mediterráneo central han sido muy prometedores. 

 

 

El aumento de avistamientos de foca monje en Italia y el Mediterráneo central indican un posible aumento de las poblaciones del Atlántico y del Mediterráneo oriental. Por este motivo, y como parte del proyecto Med for Med, la Profesora Elena Valsecchi puso en marcha el proyecto «Spot the monk» para constatar su presencia en Mallorca. 

 

 

Valsecchi ha desarrollado una técnica novedosa para revelar rastros de ADN de la foca monje en el medio ambiente marino más cercano (eDNA). Más información al respecto: aquí y aquí.

 

 

Denise Ramella (estudiante de la Universidad de Milan-Bicocca), el Grupo de Ecología y Demografía Animal del IMEDEA (CSIC-UIB) y varios colaboradores, están recolectando muestras en Mallorca de los sitios originalmente utilizados por las focas. Las cuevas donde se tiene conocimiento de que antiguamente había ejemplares de foca monje en el Parque Natural de sa Dragonera es uno de los puntos donde se han recogido muestras de agua para analizar sus trazas de ADN, con el objetivo de evaluar su presencia en esta zona.

 

 

 


Fuente: IMEDEA (UIB-CSIC)

Más información: